«YA ES INCONTENIBLE»!

*La Violencia en México

Notiver

La violencia en México no sólo no cesa, sino que ya es incontenible, señaló el semanario Desde la Fe, quien indicó que en este sexenio van 33 periodistas «caídos» y 17 sacerdotes los que han dejado de existir bajo circunstancias violentas.

En su editorial Lunes negro» manifestó que la semana pasada, el luto cubrió dos brazos que hacen fuerte a la sociedad frente a la corrupción, impunidad y delito.

«Fue un lunes negro para las dos profesiones que ya son las dos más peligrosas en México. En Culiacán, Sinaloa, el periodista Javier Validez Cárdenas, de 50 años de edad, cayó por las balas del crimen; doce tiros, como el nombre del semanario que fundó: Ríodoce».

Añadió que el gremio periodístico no salía de su asombro cuando esa misma tarde «de lunes fatídico», la opinión pública recibía otro golpazo, el deceso de Jonathan Rodríguez Córdoba,de 26 años y su madre, Sonia Córdoba Oceguera, quienes dirigían el semanario El Costeño de Autlán en Jalisco.

«Y como plaga apocalíptica», añade, mientras celebraba misa en la Catedral Metropolitana de la Arquidiócesis de México por e Día del Maestro, el padre José Miguel Machorro Alcalá fue «arteramente apuñalado, tiñendo de rojo un recinto de paz y misericordia, solo porque un desequilibrado supuso que su ley, la violencia, era la mejor forma para consumar sus irracionales pretensiones».

Agregó que mientras los burócratas «están sentados en el escritorio haciendo mesas y más mesas de diálogo «estériles, medidas inútiles y altamente costosas para el país, la realidad los tiene rebasados, están perplejos, no saben como salir del abismo.

«Quisiéramos tener noticias buenas, confiar en que las autoridades cumplirán su deber de castigar contra quienes atentan contra la vida de periodistas, sacerdotes y miles de mexicanos cuyas familias no han tenido justicia por homicidios arteros, pero esto parece imposible, la realidad dice otra cosa; el 99 por ciento de los crímenes contra periodistas permanece impune, y lo mismo puede decirse de los sacerdotes abatidos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *