Videgaray asegura delante de Tillerson y Kelly que existe «preocupación e irritación» en México por las políticas de EEUU

*Durante una conferencia de prensa conjunta en la Ciudad de México, el canciller mexicano recalcó ante los secretarios de Estado y de Seguridad Nacional de EEUU «la imposibilidad jurídica de que un gobierno tome decisiones que afecten a otro de forma unilateral».

Univision

El canciller mexicano Luis Videgaray refirió en una conferencia conjunta con el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, y el de Seguridad Nacional, John Kelly, que su visita en la Ciudad de México ocurre en un momento complejo para la relación de ambos países ya que existe «preocupación e irritación» ante lo que se percibe como políticas que pudieran ser perjudiciales para el interés nacional y de los mexicanos.

«Hemos expresado nuestra preocupación por el respeto a los derechos de losmexicanos en Estados Unidos. Hablamos de la imposibilidad jurídica de que un gobierno tome decisiones que afecten a otro de forma unilateral. Y la necesidad de que este tipo de decisiones que nos afectan a ambos sean resultado del diálogo y del acuerdo», señaló.

Sin embargo, aseguró que aunque las negociaciones serán un largo camino, con este encuentro, se dio el primer paso en la dirección correcta. «Para superar los agravios y los sentimientos negativos, más que las palabras, lo que habrá de importar son los hechos», dijo.

Por su parte, el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, aseguró durante su intervención que no habrá deportaciones masivas y que el Departamento de Seguridad Nacional actuará conforme a derecho, respetando los derechos humanos.

«Quiero dejar muy claro que no habrá deportaciones masivas. Todas las deportaciones se harán conforme a nuestro marco legal. El enfoque de las deportaciones será sobre gente con antecedentes criminales y todo esto se hará como siempre con estrecha colaboración con el gobierno de México. La amistad de nuestra frontera es importante», detalló.

Kelly aseguró que durante la reunión también se habló de la posibilidad de reducir las causas de expulsión de migrantes de Centroamérica y señaló que no se hará uso de la fuerza militar en los operativos de frontera.

«Se hará de manera que se respete la dignidad humana. Es así como opera el ejército mexicano y el ejército de Estados Unidos y nuestro marco legal, nuestras instituciones de procuración de justicia», dijo.

Antes del mensaje que dieron a medios de manera conjunta, ambos secretarios estadounidenses se reunieron con el canciller Luis Videgaray, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el secretario de Hacienda, José Antonio Meade. Los funcionarios dialogaron en la sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores desde las 10 de la mañana (hora local). Entre los temas a tratar, según detallaron fuentes de la cancillería encuentra los de migración y seguridad.

Tillerson y Kelly viajan a México en un momento de fuerte tensión entre los dos países, a causa de algunas de las decisiones tomadas por el presidente estadounidense Donald Trump desde su llegada a la Casa Blanca hace un mes.

El magnate ordenó construir un muro en la frontera entre los dos países, insistiendo en que debe ser pagado por el gobierno mexicano, y deportar a millones de indocumentados, en su mayoría originarios de este país.

Amenazó además con imponer aranceles a las importaciones mexicanas, bloquear las remesas que mandan los migrantes a sus familias y renegociar, o incluso derogar, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que considera demasiado favorable para México.

Las declaraciones de los gobiernos durante la visita

Un día antes de su encuentro el gobierno estadounidense dio a conocer dos memorandos para la aplicación de la nueva política migratoria de EEUU, con efectos en millones de indodumentados mexicanos. Estos textos incluyen además una medida especialmente conflictiva para México: la deportación a este país de todos los indocumentados que entren por su frontera compartida, sean o no mexicanos.

Por esta razón, a la llegada de los dos funcionarios estadounidenses, los dos países parecen estar en posiciones muy alejadas. Por un lado, la Casa Blanca dijo que sus relaciones están «fenomenales» y que los dirigentes abordarán la puesta en marcha del plan de Trump; por otro, México se limitó a decir que no aceptará el plan unilateral.

Sin embargo, por la mañana del jueves, el secretario mexicano de Economía dijo en una entrevista televisiva que el presidente Enrique Peña Nieto aún analiza si recibirá a los secretarios de Estado y de Seguridad Nacional de EEUU, Rex Tillerson y John Kelly. Y aseguró que la decisión se tomará en función de los resultados de las reuniones que estos últimos sostendrán con sus homólogos mexicanos.

«La recepción en (la residencia presidencial de Los) Pinos se dará, si se da, en el contexto de los acuerdos que se puedan lograr en el transcurso» del día, afirmó Ildefonso Guajardo tras revelar que las partes «estaban definiendo la agenda ayer».

«Todo depende de los acuerdos a los que se llegue y si hay cosas importantes y propositivas, o mensajes muy claros que hay que enviar a través de estos emisarios», añadió.

De acuerdo con una agenda hecha pública por el Departamento de Estado de EEUUla eventual reunión de los secretarios de ese país con el mandatario mexicano está prevista para las 13:00 horas locales y será reservada, sin acceso de los medios de comunicación.

Ayer, tras llegar a la capital mexicana, Tillerson y Kelly asistieron a una cena con los secretarios mexicanos de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray; de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos; y de Marina, almirante Vidal Francisco Soberón.

Uno de los puntos de desencuentro entre México y EEUU es la amenaza del mandatario Donald Trump de dinamitar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), vigente entre ellos y Canadá desde 1994 y que el gobernante republicano considera que ha sido perjudicial para su país en beneficio de los mexicanos.

De regreso de un viaje a Canadá, donde se reunió con la ministra de Asuntos Exteriores de ese país, Chrystia Freeland, Guajardo detalló que las autoridades de esa nación coinciden con México en que el TLCAN «es una cuestión trilateral» y los tres países van a estar «trabajando de manera conjunta» en su renegociación.

Por su parte, el canciller Luis Videgaray, durante una reunión con legisladores mexicanos para hablar sobre la relación con Estados Unidos, respondió un cuestionamiento del diputado de Jesús Zambrano (PRD) sobre por qué razón no abandonó la Casa Blanca para regresar a México el 25 de enero justo el día en que Donald Trump firmó una orden ejecutiva sobre la construcción del muro fronterizo.

El canciller Videgaray dijo: “No hemos recibido en ningún momento ninguna falta de respeto, ningún insulto a la diplomacia mexicana. Lo quiero dejar muy claro porque esto es algo que es fundamental para el diálogo que existe hoy entre México y Estados Unidos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *