TRACA TRACA EN EL COYOL

*Hombre armado se enfrascó en balacera con los cuerpos
de seguridad, tras un reporte de posible violencia doméstica.

Notiver

Un hombre armado que se parapetó adentro de su local, una tortillería y casa habitación, en la Unidad Habitacional El Coyol, en el puerto de Veracruz, se enfrascó en una balacera con los cuerpos de seguridad, tras un reporte de posible violencia doméstica.

Un elementos de la Policía Naval acabó lesionado de seriedad y los elementos de las corporaciones policíacas terminaron allanar la vivienda y lo aseguraron. Al momento de su captura solo estaba el agresor.

Esto se dio la noche del miércoles en la calle 5 entre Laguna del Rosario y la calle 4 de la citada unidad habitacional en la sección A, en la tortillería Neribeth.

Los reportes a las corporaciones de seguridad, mediante el teléfono del 911, eran sobre una mujer pidiendo ayuda, en un aparente acto de violencia familiar, incluso indicaban que el hombre estaba armado con una pistola.

A ese punto se aproximaron patrullas de la Policía Naval, Estatal y Municipal para verificar el reporte. Sin embargo los uniformados fueron recibidos a balazos.

Un elemento de la Policía Naval, identificado como José Clemente R. de 40 años de edad, fue herido y retirado con el apoyo de los compañeros para ser atendido lejos del alcance del sujeto armado.

El uniformado fue trasladado hasta Ruiz Cortines y Eje Uno Poniente donde lo pasaron a una ambulancia de la Cruz Roja, y llevado al Hospital Naval, donde su estado fue reportado delicado.

Más unidades arribaron en apoyo como Policía Navales, Fuerza Civil y de la Guardia Nacional.

Por muchos minutos se escucharon diversas detonaciones de arma de fuego entre el civil armado y los policías.

El rijoso fue identificado como Vicente Dorante Miranda de 62 años de edad, era un guardia de seguridad privada que accionaba una pistola tipo escuadra, calibre 9 milímetros y al parecer andaba alcoholizado.

A las acciones se sumaron los Policías Ministeriales y elementos de Servicios Periciales.

Poco a poco fueron cercándolo, incluso desde los techos de otras casas se iban colocando para neutralizarlo.

El hombre quiso escapar por las azoteas, pero se vio copado y sólo se quedó en la vivienda esperando, hasta que los uniformados lograron forzar el inmueble con marros y detener al presunto agresor que ya no opuso resistencia, asegurándole el arma de fuego.

Al inspeccionar el domicilio los policías no encontraron a nadie más, por lo que presumen que tal vez no había ninguna mujer o las llamadas las hicieron familiares, creyendo que el agresor estaba maltratando a su pareja.

La zona fue acordonada con cinta amarilla y en algunos momentos hubo roces de los policías con los representes de los medios de información, al cubrir el despliegue y la refriega con el sujeto armado, pues no acordonaron y todo era caos por algunos instantes.

El rijoso fue trasladado para su puesta a disposición de la fiscalía regional, mientras los elementos de Servicios Periciales realizaron las pesquisas asegurando diversos casquillos percutidos en toda la cuadra.

Hubo momentos de mucha zozobra para los vecinos a quienes indicaban los policías por los parlantes de las patrullas a que no salieran de sus casas y no grabaran con sus celulares para evitar una bala perdida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *