San Pablo Huixtepec sueña con ser la capital del pepino en Oaxaca

NVI Noticias

Alrededor de 250 campesinos aglutinados en la Coordinadora Estatal de Productores de Hortalizas, producen y exportan al año 450 toneladas de pepino persa a Estados Unidos y millón y medio de piezas de la variedad europea o inglés.

La producción se obtiene de seis hectáreas de invernadero certificadas, pero el potencial es mayor. En este municipio de los Valles Centrales se pueden sembrar hasta 50 hectáreas, lo que elevaría hasta ocho veces la producción, pero falta capital.

La experiencia

Quien sobrevuele San Pablo Huixtepec puede ver “un mechón de mil hectáreas de tierra” que la gente siembra con maíz, frijol, alfalfa u otros cultivos en invernadero como el tomate o el pepino.

La tranquilidad y el interés de trabajar la tierra hizo que en 1998 Mario Robles empezará a sembrar tomate y chile de agua en una hectárea a cielo abierto. Dos años más tarde instaló el primer invernadero en este municipio para sembrar tomate.

En 12 años, la superficie cultivable ascendió a seis hectáreas, pero el vaivén de los precios por la saturación del mercado lo hizo cambiar de cultivo, eligió el pepino en dos variedades que no se comercializan en México, sino en Estados Unidos: persa y europeo.

Cuatro años después de que empezó a producir pepino, en 2016, se sumaron nueve empresas con 250 productores que en conjunto siembran 50 hectáreas.

En 2017 lograron un contrato para exportar a Estados Unidos. El compromiso de campesinos es producir, la comercializadora llevarlo a Estados Unidos y del gobierno de Oaxaca, el equipamiento y capacitación, pero las autoridades incumplieron.

A través de la Secretaría de Economía, el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) autorizó recursos por 16 millones de pesos, “el recurso llegó”, pero no a los productores, el fobierno del Estado lo regresó a la Federación sin dar explicaciones.

“Nosotros compramos la emplayadora y volvimos a insistir en 2018 con nuestro proyecto, pero para el gobierno del Estado no es prioritario, ya fuimos al Inaden y nos han dicho que a Oaxaca se destinaron 12 millones de pesos, pero las autoridades del estado son quienes toman las decisiones”, reprocha Mario Robles.

Sin dudarlo asegura que Huixtepec podría ser la capital del pepino en Oaxaca. “Mercado hay, interno o para exportación, pero nos falta financiamiento”, advierte.

Optimizar empacadora

En este municipio existe una nave de 600 metros cuadrados, pero su equipamiento es limitado: una emplayadora de pepino y una seleccionadora de tomate que practicamente serán sustituidas por la nueva maquinaria que se montará en cuatro meses.

Con financiameinto propio se adquirirà todo un sistema; para José Juan González Ramo, de la Corporación Industrial Uruapan (CIU) es muy común en otras entidades instalar la maquinaria, sobre todo del norte del país, pero que en Oaxaca no es común.

El proceso de la empacadora se mecanizará empezando con un elevador que se alimente de manera directa desde el exterior y descargue a una cepilladora o lavadora cada pieza. El sistema de lavado será por aspersion con un sistema que permita recircular el agua.

Después, el producto pasará a una banda de alimentación de la cepilladora secadora, y a su vez a una banda de cuatro metros con gente por los costados retirará el producto que no cumpla con las condiciones de calidad.

Esa banda se conectará directamente a otra de selección manual, donde se clasifique el producto de acuerdo al tamaño y en una tolva de recepción se hará el empaque manual del producto que pondran en cajas. Ahí estará una sección motorizada de transporte al área de paletizado, donde se colocarán sobre una tarima 64 cajas que en total tienen un peso de 637 kilos.

Producción lenta

En la actualidad, no se puede superar una producción de siete a ocho tarimas por día y pueden demorar de uno o hasta cuatro días para llenar un trailer con 24 o 26 tarimas de las dos variedades, lo equivalente a 44 mil libras o 19 toneladas.

Si el proceso de empaque se mecaniza, se podría incrementar el número de hectáreas sembradas con pepino, pues en la entidad existen al menos 700 susceptibles para este cultimo.

Si no han recibido el impulso suficiente del grobierno del Estado es por la claridad con que les han hecho saber que «trae otras propiedades.».

Le gente la tenemos haciendo labor de empaque y limoieza, cuando lo que deberían hacer es seleccionar. Vamos a incrementar un cien por ciento nuestra capacidad, en cuatro meses la empacadora va a cambiar.

Gran potencial

Mayra Montesinos Cerón, ingeniera agrónoma encargada de logística en la empacadora, habla con números. En plena cúspide de producción de pepino se llega a tener hasta 30 personas trabajando, en su mayoría mujeres.

En estas fechas el número de personal es la mitad, «apenas empezará a repuntar la producción», la cosecha recién empezó y pueden llenar un trailer cada cuatro días, van a reducir el tiempo a la mitad porque la producción se va a duplicar.

El tiempo para el proceso de empaque se va a reducir una vez que se mecanice el proceso, todo serás más rápido y se podrá sembrar más superficie.

Si las autoridades subsidiaran a los productores de pepino y éstos a su vez consiguieran inversión y comercializadoras que apoyarán la tecnificación, este municipio se podría convertir en la capital del pepino en al menos dos variedades, la persa y la europea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *