Piden consulta por Corredor Ferroviario en el Istmo, Oaxaca

NVI Noticias

Intelectuales, académicos y artistas, entre estos, el pintor juchiteco Francisco Toledo, pidieron al presidente electo Andrés Manuel López Obrador no pasar por alto el principio de la consulta libre, previa e informada, conforme el Convenio 169 de la OIT, en las comunidades indígenas donde se planea construir el Tren Maya y el Corredor Comercial y Ferroviario del Istmo de Tehuantepec.

En una carta, expusieron que los proyectos abarcarían los estados de Chiapas, Quintana Roo, Yucatán Campeche, Tabasco, Oaxaca y Veracruz, considerados como “hábitats críticos que abarcan áreas con alto valor de biodiversidad”.

De treinta años a la fecha, México, país reconocido por estar en el grupo de los doce países megadiversos, ha perdido selvas, manglares y bosques de manera alarmante. También es un hecho que el agua, un bien indispensable para la vida, es un recurso limitado que depende en buena medida de la salud de bosques y selvas, Su degradación pone en grave riesgo la sustentabilidad ecológica del territorio mexicano, señalaron.

Además, manifestaron su preocupación por que los dos proyectos tienen características similares a otros promovidos dentro del Plan Puebla Panamá, localizados justamente en los frágiles ecosistemas del trópico mesoamericano y mexicano para ofrecer “progreso y desarrollo”.

Luego de todo el desastre ecológico de décadas pasadas en aras del desarrollo (ganadería extensiva, industria petrolera, minería, carreteras, etc.), no se puede emprender un proyecto de esta naturaleza, sin un estudio amplio de los impactos ecológicos, culturales y al patrimonio arqueológico, del que según evidencias, hay vestigios importantes para el patrimonio histórico y cultural del país cubiertos por selva.

Por esto, subrayaron que se hace indispensable la participación previa a cualquier obra de la estructura gubernamental y que han sido creadas en buena medida, para realizar estudios previos, frente a obras que pueden afectar los ecosistemas, la disponibilidad de agua y los impactos socioculturales, entre otros aspectos.

Consideraron que no se debe pasar por alto la consulta previa, libre e informada en las comunidades indígenas locales, donde se construirán los dos proyectos, y por tanto, no puede sustituirse con alguna consulta nacional.

Aparte de esto, resaltaron que se trata de derechos humanos perfectamente establecidos y legitimados, cuyo incumplimiento habrá de dar lugar a recurrir a la Suprema Corte de Justicia de la Nación e incluso a las instancias correspondientes de la Organización de las Naciones Unidas.

Creemos en la necesidad de resolver los problemas sociales y económicos que afectan a nuestro país. Pero también estamos convencidos de que el verdadero bienestar social con sustentabilidad ecológica no pueden derivar de la destrucción de la naturaleza ni del atropello al respeto elemental de los derechos de los pueblos y comunidades que habitan estos territorios, apuntaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *