Oaxaca da lecciones en libros de texto

NVI Noticias

Era quizá el otoño de 1969 o 70, el profesor Degante había impuesto el silencio tras la algarabía de la clase y solicitó “abran su libro de Lengua Nacional en las páginas 62 y 63, en la lección “La Vida Maravillosa del Árbol”; de pronto, ante nosotros apareció una imagen familiar, el dibujo de un sabino inmenso cuyo tronco estaba rodeado por hombres y mujeres tomados de las manos. Algunos lo reconocimos de inmediato “el árbol del Tule”; a quienes no lo conocían, lo que vino después levantó su interés.

“La vida de un árbol es, generalmente, más larga que la del hombre, y su cuerpo mucho más robusto. Cerca de la ciudad de Oaxaca se eleva un sabino gigantesco, llamado árbol del Tule cuyo tronco es tan grueso que para abarcarlo se necesita una rueda formada por 24 hombres con los brazos abiertos y tocándose apenas por las manos. Dicen los botánicos entendidos en estas cosas que tan admirable ejemplar ha de tener miles de años de existencia. Es, tal vez, entre cuantos seres viven en el mundo, uno de los más viejos”

Oaxaca ha estado presente en decenas de lecciones tomadas por varias generaciones de mexicanos a través de los Libros de Texto gratuito que, en estos días, están llegando a manos de miles de estudiantes en el país.

En las páginas, desde 1960 hasta nuestros días, se narra la aventura del indio de Guelatao que salió de su pueblito para estudiar y convertirse en el mejor presidente de la República que México ha tenido nunca.

Han estado presentes los mixtecos, los zapotecos que, junto con los mayas, olmecas, aztecas, tarascos, chichimecas y muchos más son la raíz prehispánica, cultural y social de este país.

¿Quieres ver tu libro de primaria?

Es la huella oaxaqueña en las lecciones que han recibido generaciones enteras de mexicanos.

La Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito (Conaliteg) ha colocado en su portal la imagen y el pdf de los volúmenes desde 1960 hasta 2017. Son los textos en los que estudiaron nuestros padres, abuelos o hermanos y ahora, con nostalgia, podemos de nuevo consultarlos

Quizá recordemos “La foca que fuma”, con la que introdujeron la “f” en primer año. O el poema de José Martí “Dos Rosas”.

En las páginas 178 y 179 del libro de Lengua Nacional de Primer año de la generación 62 se narra la historia “El pastorcito de Oaxaca”: “Hacia flautas con los carrizos que cortaba…Benito quería estudiar. Se fue a la ciudad de Oaxaca. Fue estudioso y cumplido. Se recibió de abogado. Llegó a ser Presidente de la República. ¿Lo has oído nombrar?. Se llamó Benito Juárez!”

En el libro de segundo grado de Lengua Nacional, también de la generación 1962, varias narraciones sobre un ciclón que golpea los estados de Veracruz y Oaxaca; concretamente, las ciudades de Tlacotalpan y Amatitlán, Veracruz y Tuxtepec, en Oaxaca. El padre sale a visitar a los abuelos que viven en Tuxtepec y en “Relato de papá” enmarcado con una ilustración de una lluvia violenta se lee: “Los daños son muy serios. La gente se halla hambrienta..casi todos son agricultores. Tuxtepec es la población que más sufrió. De Tierra Blanca acudieron al auxilio todos los hombres; es un pueblo de Veracruz cuyo ejemplo no debemos olvidar”.

En ese mismo volumen se amplía la historia con “Benito Juárez” que leímos un año antes, en primer año. Habla de los malos tratos recibidos a manos de su tío, su viaje a Oaxaca, la acogida de Antonio Salanueva, que se recibió como abogado y “defendió a nuestra patria en épocas aciagas”.

Las páginas: 62-63 del libro de Lengua Nacional de segundo grado.

Los sismos

En el de Lengua Nacional de Cuarto grado aparece la referencia a El Tule, historias como el “Diente de León” o “Tremendo temblor de tierra” con la imagen del Ángel de la Independencia cayendo de la columna y haciendo referencia al sismo del 28 de julio de 1957, el día que se cayó el Ángel que, según la historia, fue de 7.7 grados.

En el libro de Lengua Nacional de 5 año realizamos un recorrido por buena parte del país con el maestro Romero hasta “Camino a Oaxaca” de las páginas 192 y 193.

La Guelaguetza

En “Los Amigos de Oaxaca” se narra un homenaje a los maestros y entrega de reconocimientos a profesores jubilados. “El amplio teatro se llama Macedonio Alcalá, en honor a un famoso músico oaxaqueño y estaba concurridísimo”…El último número del programa fue espectacular. “Es la Guelaguetza, la danza de la ofrenda, la más tierna y cadenciosa de Oaxaca…las figuras parecen flotar al ritmo de la música y nos transportan a un mundo de fantasía, la fantasía del alma mexicana que nos habla por voz de su belleza”.

Hay figuras, historias, textos con el tinte oaxaqueño en los libros de texto utilizados entre 1960 y 1971. En la dirección electrónica https://historico.conaliteg.gob.mx/ es posible ver fisicamente las páginas de cada uno y de los paquetes de años posteriores.

La erosión en Nochixtlán

El rostro de Benito Juárez García es la portada de los libros de Ciencias Sociales y Ciencias Naturales de tercer grado de la generación 1972. Ahí se narran historias de tres comunidades: Ojo de Rana, una ranchería del estado de Michoacán; Cosamaloapan, Veracruz y Nochixtlán, Oaxaca.

“Cuenta la leyenda que hace muchísimos años, cuando el Sol era el rey y señor del Mixtlán, esta era una tierra fértil bañada por ríos de agua clara, llena de flores y frutos. Pero pasados los tiempos de la leyenda los mistemos emplearon la roza para cultivar la tierra, los bosques se fueron acabando y, sin la protección de las plantas, la capa vegetal del suelo fue arrasada por el agua, sólo quedó el tepetate: una tierra blanca, seca y pobre”.

Es el texto “Lucha contra la erosión. Nochixtán, la tierra y el agua” en las páginas 168 a 179 donde se relata el proyecto de una escuela agropecuaria para regar sus cultivos, mejorar sus viviendas “para cambiar su historia de pobreza ¿Qué pasará? Vamos a dejar un espacio en blanco para escribir un día lo que sigue”

Este bien puede ser el epílogo de las lecciones escritas en los libros de texto hace ya varias décadas y donde Oaxaca y su pueblos son, aún, los protagonista en los libros, cultura, historia del país. Y el espacio en blanco son las lecciones por venir, que formarán a los futuros profesionistas, con Oaxaca como uno de los personajes principales, y que ahora nos mueven a la nostalgia de nuestros días de escuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *