Los maestros cuestionan el plan del Gobierno de retomar las clases por televisión

*El sindicato CNTE, que aglutina a medio millón de docentes, considera que un curso a distancia aumentará el rezago formativo en las regiones más pobres de México

El Paìs

El presidente Andrés Manuel López Obrador lo consideró un plan “pionero” e “histórico”, pero su proyecto de retomar las clases a través de la televisión se ha topado con el rechazo de cientos de miles de maestros mexicanos que cuestionan la viabilidad de esta estrategia, la consideran limitada y temen que aumente el rezago que en educación ya sufren amplias zonas empobrecidas del país.

El secretario de Educación, Esteban Moctezuma Barragán, ha respondido este miércoles que mantiene un diálogo con los sindicatos sobre esta estrategia y que “no hay conflicto” alguno entre la propuesta gubernamental y los recelos de los maestros. No solo los maestros están preocupados por los planes del Ejecutivo: Moctezuma asegura que han recibido más de cuatro mil consultas de padres preocupados por el regreso a clases a distancia y por la televisión.

Antes de la pandemia había 2,5 millones de niños fuera de la escuela en México, por pobreza, falta de acceso a centros educativos o porque los padres necesitaban el apoyo de sus hijos en trabajos de supervivencia económica. Los maestros de la CNTE temen que la cifra haya empeorado desde marzo, cuando se anunció el cierre de escuelas para evitar la propagación de la covid-19, debido al aumento del desempleo y de la pobreza. Se preguntan quién se encargará de garantizar que los alumnos estén pendientes de los programas educativos en la televisión si los padres tienen que trabajar, cómo las autoridades ayudarán a las familias más pobres con varios niños en diferentes niveles educativos que solo cuentan con un televisor o, peor, aquellas que habitan en zonas rurales sin acceso a este medio y cómo se les dará seguimiento al aprendizaje de los estudiantes. La Encuesta Nacional de Consumo de Contenidos Audiovisuales de 2018 muestra que el 11% de los hogares rurales de México carece de un aparato de televisión, es decir, unos 14 millones de mexicanos. “Hay comunidades de los Estados del centro y sur del país —los más golpeados por la pobreza— donde el acceso de la televisión es difícil”, afirma Hernández. “Esta estrategia [de educación por televisión] nos parece muy limitada, porque solo hay un emisor y sin posibilidad de retroalimentación, es decir, nadie para responder a las dudas que surjan. La educación es en un doble sentido, un trabajo del maestro con sus alumnos. Ahora solo se les estaría pidiendo a los niños que estén pasivamente frente a un televisor”, explica el sindicalista.

Este miércoles, las autoridades de la SEP presentaron el calendario del curso. Moctezuma Barragán ha dicho que del 10 al 14 de agosto capacitarán a maestros en línea sobre los contenidos y la enseñanza a través de la televisión. El funcionario ha asegurado que con el cierre de la escuelas decretado en marzo se formó a los profesores en el uso de herramientas de Internet y que esa experiencia —que ha calificado como exitosa— se repetirá ahora. Ha informado, además, de que ya se han escogido a los maestros que impartirán las clases televisadas, después de hacer un estudio entre los profesores más “prestigiados” de Ciudad de México, localidad que ha sido elegida por una “cuestión práctica”, ya que la producción de los contenidos se hará en la capital.

“Consideramos que no se consultó a los profesores y solo a las grandes cadenas. Estamos insistiendo con las autoridades, requerimos sentarnos a dialogar para saber cómo va a ser este proceso. El presidente instó al secretario de Educación para que atendiera estos interrogantes, pero no ha habido comunicación todavía”, afirma Hernández. Moctezuma Barragán asegura, sin embargo, que sí se ha reunido con algunas “corrientes” sindicales.

Los maestros admiten que no hay condiciones en las escuelas del país para el regreso a clase, pero exigen a las autoridades que escuchen sus demandas para evitar un aumento de la deserción escolar o que miles de estudiantes se queden sin acceso a la educación formal. “Cada colectivo docente, cada grupo de maestros por escuela, puede dar sus recomendaciones de las mejores alternativas para recuperar la comunicación con estudiantes y evitar el impacto que pueda haber en un sector de la población con riesgo de abandono, que no pueden acceder a las tecnologías o la televisión. Se deben escuchar esas voces, las propuestas de usar radios comunitarias, la posibilidad de hallar espacios que, con todos los cuidados, permitan el contacto con los estudiantes, con materiales para los alumnos, que se pueda mantener un cierto nivel de aprendizaje”, propone el sindicalista Hernández.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *