Farmacias privadas, consulta «fast track»

NVI Noticias

La ausencia de verificación de las autoridades sanitarias tiene un efecto efervescente en la aparición de consultorios adyacentes a farmacias privadas que, de manera recurrente, incumplen con los lineamientos de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

El Consejo General de Salubridad estima que en el país existen 17 mil consultorios a donde acuden 350 mil personas al día, superando incluso la cifra de consultas que se ofrecen las unidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Además, el Instituto Nacional de Salud Pública advierte en ellos una indiscriminada prescripción de antibióticos,

En su artículo Consultorios adyacentes a farmacias privadas en México: Infraestructura y características del personal médico y su remuneración, publicado en 2015, la revista Salud Pública de México, especialistas como Sandra Díaz-Portillo y Anahí Dreser del Centro de Investigación en sistemas de Salud, exponen que, en relación con los consultorios médicos independientes, el personal médico tiene menor experiencia profesional, menos estudios de posgrado y menor salario.

Para recetar genéricos

Desde hace más de 20 años en México comenzaron a funcionar los consultorios médicos adyacentes a farmacias, principalmente de cadenas que cuentan con sus medicamentos genéricos, pero en 2010, cuando la venta de antibióticos se restringió a la prescripción médica, su incremento fue mayor y para 2013 la mitad de las 26 mil farmacias del país ya contaban con uno.

Para 2012, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) reportó que estos consultorios ofrecieron el 41.5 por ciento de las consultas ambulatorias privadas del país.

Al ser una figura que garantiza la venta de medicamentos, el ex el secretario de la Confederación Nacional de Pediatría, Carlos Pacheco Skidmore, advirtió del riesgo que representan por una prescripción injustificada de medicamentos:

“Es negocio que se da por el gran vacío en las unidades médicas que enfrentan desabasto de medicamentos y que el sistema de salud ha fallado, pero acudir a ellos es como comprar comida rápida”.

Para no perder tiempo

Esa rapidez en la atención hicieron que Alejandra prefiriera acudir a un consultorio adyacente a una farmacia de la calzada Porfirio Díaz, en la colonia Reforma de esta ciudad en lugar de la clínica familiar del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) a la que tiene derecho por ser empleada federal.

“Desde el miércoles me empecé a sentir mal, pero tengo mucho trabajo, ayer quería venir por la tarde, pero de última hora me pidieron algo y salí hasta las 20:15”, relata en una sencilla sala de espera de un consultorio al fondo de un local dividido con tablaroca.

En las paredes no hay extintor, ni señalamientos de la salida de emergencia, sólo un letrero que indica el nombre y cédula profesional de cada médico responsable por turno. La médica atiende a un paciente, pero Alejandra sólo necesita esperar por unos minutos e ingresar.

La profesionista la examina con rapidez y ella no se queja, porque lo que quiere es salir con la receta y comprar de inmediato el medicamento que combata la infección gastrointestinal que no la ha dejado dormir y ha desmejorado el semblante.

Así lo logra; minutos después vuelve a la calle para enfilarse a su oficina. Aunque pagó 40 pesos por la consulta y casi 300 pesos por el antibiótico, ella está satisfecha de no haber perdido horas en la sala de espera de una institución que burocratiza la seguridad social.

Sueldos bajos

El presidente del Colegio Médico doctor Aurelio Valdivieso en Oaxaca, Fortunato Antonio Flores Corzo, consideró que mientras ingresan a cursar una especialidad, los médicos no cuentan con otra alternativa que emplearse en este tipo de consultorios que les explota pagando hasta 20 pesos por consulta.

“Esto se tiene que regular a nivel federa, porque muchos reglamentos de salud son muy estrictos, tienen que tener baños, sala de espera” y es evidente que no reúnen los requisitos.

Comisión, la condicionante

La prescripción de tres o hasta seis medicamentos tiene una correlación directa con el ingreso o comisión al que puede aspirar un médico que atiende un consultorio adyacente a una farmacia.

“Es un tema que deben resolver el gobierno Federal y la Cofepris, porque es difícil para las autoridades estatales”, lamentó no contar con una estadística clara de parte de los Servicios de Salud de Oaxaca que permita saber el número exacto de este tipo de consultorios.

Aunque NOTICIAS, Voz e Imagen de Oaxaca solicitó de manera insistente información sobre el número de farmacias que cuentan con un consultorio, hasta el cierre de la edición el área de comunicación de los Servicios de Salud no había autorizado alguna entrevista.

Datos extraoficiales de la Dirección General de Regulación y Fomento Sanitario, permiten saber que tan sólo en la ciudad de Oaxaca existen unos cien consultorios de este tipo, sin que se hayan programado de manera reciente visitas de verificación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *