Fantasmal regreso de niños a cruceros de Oaxaca

NVI Noticias

Han vuelto, pero se esconden. Son reacios a hablar. Desde el fin de semana toman por algunas horas uno de los cruces entre la carretera federal 190, la calzada Francisco I. Madero y la avenida Monte Albán.

Son sólo tres adolescentes y son chiapanecos, origen que tienen en común con los infantes y adolescentes que fueron rescatados hace más de dos semanas de una casa de Santa María Atzompa en la que vivían hacinados y en condiciones insalubres.

Antes de ese operativo, a este crucero que es el acceso para quienes viajan del Valle de Etla y las agencias de Pueblo Nuevo y Santa Rosa a la ciudad de Oaxaca, llegaban por docenas niños y adolescentes.

Un pedazo de hule negro y una botella rellena de agua de jabón era su herramienta con la que trataban de limpiar el mayor número de parabrisas de autos, a cambio una o más monedas.

“Eran un montón”, dice un hombre que aprovecha la ausencia de los adolescentes para intentar ganarse unos pesos quitando la mugre y el polvo de los parabrisas que embarra en su ropa desgastada por el tiempo y el sol que le ha ennegrecido la piel.

Por lo que ha platicado con los tres que han vuelto a ese crucero, sabe bien que el mayor no pasa de los 17 años y los otros rondan en los 15 años, pero su baja estatura representa la de niños de 10 años o adolescentes de 12 años.

El lunes y ayer llegaron después de las 7:00 de la mañana a ese crucero, pero después de las 8:00 se fueron. “Se esconden del que maneja una camioneta que antes los traía, creo que se pelearon con él”, dice un hombre ajeno a la noticia del operativo que intentó figurar como un golpe a una red de explotación laboral infantil.

Hacer mutis, salida de dependencias

Desde el operativo de la madrugada del pasado 13 de octubre, las autoridades poco han dicho de las acciones que evitan que a niñas, niños o adolescentes se les vulnere sus derechos exponiendolos al trabajo infantil o mendicidad en cruceros y calles de la ciudad de Oaxaca.

NOTICIAS, Voz e Imagen de Oaxaca pudo establecer la ubicación de uno de los albergues en los que fueron resguardados los adolescentes hombres que ya fueron enviados a Chiapas.

De esa determinación la Procuraduría Estatal de Protección de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes o el Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) guardó silencio.

“Todo el tema lo está manejando la Fiscalía (General del Estado)”, fue la excusa del responsable del aŕea de comunicación social del DIF Estatal, Jesús Ugalde, para postergar una entrevista con la titular de dicha Procuraduría, Susana Pérez Guerrero.

Aunque también se solicitó una entrevista en la Fiscalía General del Estado, se negaron a hablar del tema, postura muy similar que asumió la secretaria ejecutiva del Sistema Local de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna), Rosario Villalobos Rueda.

Ninguna de las dependencias se interesa en detallar cuáles son las acciones emprendidas para que las 13 niñas, 15 niños y 17 adolescentes se reintegren a una vida en la que no vuelvan a ser explotados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *