Diputados de Oaxaca, tres años de flojera

NVI Noticias

El Poder Legislativo estatal incumplió su obligación constitucional y legal de revisar la Cuenta Pública correspondiente a los ejercicios fiscales 2014, 2015 y 2016, por lo que no existe dictamen técnico contable, presupuestal y programático del ejercicio del gobierno en estos años.

De acuerdo a la Ley de Fiscalización Superior del Estado de Oaxaca, la Auditoría Superior de Estado tenía a su cargo la revisión y fiscalización de las cuentas públicas y de la gestión financiera, en términos de los dispuesto en la Constitución local, la ley y demás normatividad aplicable.

Es decir, como órgano técnico del Congreso, la ASE debió realizar el análisis cualitativo de los indicadores fiscales, estableciendo su vínculo con los objetivos y prioridades definidas en el programa económico anual: ingresos presupuestarios, gastos presupuestarios, postura fiscal y deuda pública; informes que se realizaron pero nunca discutió, analizó y aprobó la Comisión Permanente de Vigilancia de la Auditoría Superior del Estado de la 62 Legislatura, que encabezó el actual diputado priista electo Gustavo Díaz Sánchez.

Para el ejercicio fiscal 2017 el procedimiento previsto en la Constitución y la nueva ley de fiscalización precisa que el gobernador presentará a la legislatura o en los recesos de ésta a la Diputación Permanente, a más tardar el 30 de abril de cada año la Cuenta Pública, correspondiente al año inmediato anterior.

Señala que la mesa directiva del Congreso o la Diputación Permanente turnará la Cuenta Pública a la Comisión de Vigilancia del Órgano Superior de Fiscalización del Estado de Oaxaca (OSFEO), a más tardar en dos días hábiles, contados a partir de que dé cuenta al Pleno de su recepción, y ésta tendrá el mismo plaza para turnarla al OSFEO.

Diputados flojos y leyes a la medida

El problema es que como ni la Constitución local, ni la Ley de Fiscalización Superior y Rendición de Cuentas, aprobada en el 2017, establecen alguna sanción o medida cautelar por la falta de dictaminación del Informe de Resultados de la Cuenta Pública por parte del Congreso, los ex diputados Gustavo Díaz Sánchez, Antonia Natividad Díaz Jiménez, Alejandro Avilés Álvarez, Jaime Bolaños Cacho Guzmán e Iraís Francisca González Melo no serán castigados por su omisión.

El OSFEO, a más tardar el último día hábil de noviembre del año de la presentación de la Cuenta Pública, deberá rendir al Congreso por conducto de la comisión el Informe de Resultados de la Cuenta Pública del Estado, a fin de que en el segundo periodo se atienda de preferencia a la dictaminación de la revisión y fiscalización de la Cuenta Pública de los Poderes del Estado, Órganos Autónomos y Municipios.

A más tardar el 15 de diciembre del año de su presentación, concluirá su revisión y dictamen.

La misión del OSFEO es fiscalizar la Cuenta Pública mediante auditorías que se efectúan a los tres poderes del estado, los órganos autónomos, municipios, así como a todo ente que ejerza recursos públicos estatales, a fin de verificar el cumplimiento de los objetivos contenidos en las políticas y programas gubernamentales, el adecuado desempeño de las entidades fiscalizadas, y el correcto manejo tanto del ingreso como del gasto público. Lo cual no se hizo en tres años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *