Destacan nuevo contrato social con las mujeres

NVI Noticias

La reforma constitucional de paridad en todo significa una nuevo contrato social, reveló la ex presidenta del Tribunal Electoral federal, María del Carmen Alanís Figueroa.

Expuso que este cambio, que obliga la participación de mujeres en 50 por ciento de los cargos de toma de decisiones en instituciones públicas del país, aún no ha sido dimensionado en su valor.

“Estamos ante un nuevo contrato social, de relaciones entre iguales: las mujeres y los hombres de acuerdo con esta reforma constitucional, que así debió ser siempre”, dijo.

“¿Por qué hablo de un contrato social?, porque hoy los hombres y mujeres tenemos que tomar las decisiones públicas de este país en igualdad de condiciones”, agregó.

La ex magistrada señaló que la sociedad mexicana debe cambiar, a partir de esta reforma, los estereotipos preestablecidos.

“El chip que tenemos de mujeres y hombres lo tenemos que cambiar, no es la agenda feminista de que las mujeres nos vamos a dedicar nada más a los derechos sexuales y reproductivos, y al cuidado de los hijos y adultos mayores; no, los hombres también. Y las mujeres también tenemos que estar en la defensa de la lengua, en las termoeléctricas, en el petroleo, en la economía, en la industria; somos iguales”, expresó.

Alanís Figueroa recordó que esta paridad de género ya está muy asimilada en los poderes legislativos federal y de los estados, ya que ahí se aplica desde hace algunos años.

“En México nos encanta defender derechos de a poquito”, bromeó.

Con calma, por riesgos

La investigadora de derecho invitada de la Universidad de Harvard destacó que este reforma de paridad en todo, hace una clara diferenciación de las comunidades indígenas, que se rigen por sus propios sistemas normativos; en las cuales la aplicación de estos cambios debe ser más lento.

De otra forma, advirtió, se pone en riesgo a las mujeres.

“¿Que pasaría si nosotros interpretamos la reforma constitucional al artículo segundo, en el sentido que el día de mañana, en los municipios indígenas tienen que registrarse y elegirse, necesariamente al 50 por ciento de mujeres y hombres?, las matan, permítanme ser así de clara”, expuso.

Alanís refirió que este reforma constitucional establece que la incorporación de las mujeres a los cargos públicos, en igualdad de número que los hombres, debe ser respetando sus sistemas normativos.

“No puede ser de otra manera, debe ser un avance gradual”, atajó.

La ex magistrada aclaró que estas modificaciones sociales y políticas serán operadas por las instituciones electorales estatales, no las nacionales, en referencia a la propuesta de algunos diputados federales de desintegrar a estos órganos locales.

“Yo les preguntaría ¿un organismo nacional o la Secretaría de Gobernación, podrían atender este tema como ustedes lo está haciendo en los estados?, -no, nunca-”, comentó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *