DEL PANTEÓN CLANDESTINO DE MORELOS A DELEGADO DE PGR!

*Exprocurador de Morelos ligado a fosas clandestinas es nuevo delegado de la PGR en Tabasco

Notiver

El exprocurador de Justicia del estado de Morelos, Rodrigo Dorantes Salgado, acusado de inhumar cadáveres de fosas clandestinas de manera irregular, asumió la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en Tabasco.

Dorantes Salgado se desempeñaba como delegado en el estado de Durango y tomó protesta el martes 29, ante el subprocurador General de la PGR, Gilberto Higuera Bernal, y autoridades locales.

De esta manera sustituye a Raúl Martínez Hernández, quien ocupó el cargo desde 2015.

El ahora delegado fue procurador de Morelos durante los primeros tres años del gobierno de Graco Ramírez (2013-2015), donde fue acusado por familiares de víctimas de inhumar de manera irregular más de cien cadáveres de fosas clandestinas en Tetelcingo.

Incluso fue citado a declarar por la fiscalía regional sobre esos hechos, cuando ya fungía como delegado de la PGR en Durango.

La dependencia recordó que el testigo, “no acudió a una primera cita que se envió a un domicilio en esta ciudad”, por lo que el nuevo citatorio se le hizo del conocimiento a través de la delegación de la PGR en Durango, donde laboraba.

“Así, la Fiscalía General del Estado refrenda su compromiso en cuanto al deslinde de responsabilidades administrativas y/o penales en contra de ex servidores públicos en el caso referido, en el que se actuará con estricto apego a derecho en contra de los responsables, sean quienes sean, y no bajo algún otro tipo de criterio”, decía el comunicado.

Apro difundió que ese día y luego de cinco horas de declaración a puerta cerrada, Dorantes Salgado salió en medio de un zafarrancho y cuatro guardaespaldas, sin embargo, fue increpado por María Hernández, madre de Oliver Wenceslao, secuestrado, asesinado y luego inhumado clandestinamente en esas fosas.

“Señor Dorantes, ¿por qué inhumó usted a mi hijo en esas fosas?, explíquele a la prensa por qué cometió usted esos crímenes”, reclamó la mujer al exprocurador.

A mitad de las escaleras, María se le colgó del brazo y jaloneándole el traje, le gritó: “¿Por qué? ¿Por qué hicieron eso con mi hijo? ¿Por qué escondieron los cuerpos? ¿Por qué como basura? Y no fue sólo mi hijo, fueron 117 cuerpos, ¿por qué?”.

“Aterrorizado, el delegado de la PGR en Durango no atinaba a zafarse de las manos de María Hernández. Uno de sus escoltas alcanzó a quitársela a jalones a mitad de la estancia de la planta baja de la Fiscalía. Entonces fue introducido a otra oficina que comunicaba con el exterior. Afuera ya lo esperaba su camioneta a la que fue ingresado de forma atropellada. Entonces salió huyendo en medio de gritos de “¡Asesino!”, reportó Apro.

“Rodrigo Dorantes es un criminal y este gobierno no quiere hacer justicia a las familias de los desaparecidos. No nos van a cansar, no nos van a callar, seguiremos buscando a los criminales que desaparecieron a nuestros familiares”, sentenció por su lado Amalia Hernández, hermana de María.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *