Contaminación, motor del cáncer

NVI Noticias

La elevación de las partículas en suspensión de menos de 2.5 micras (PM2.5) que se generan durante procesos de combustión de los motores de vehículos, incendios forestales, quemas agrícolas y procesos industriales, representan para las vías respiratorias “una irritación constante” que lleva a la proliferación activa de un cáncer.

En su monitoreo atmosférico la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud Federal advierte que entre los efectos crónicos que advierte ese monitoreo por la exposición prolongada a distintos niveles de contaminación por largos periodos destaca el aumento en la incidencia de la gravedad del asma, cáncer de pulmón, alzheimer, parkinson, alteraciones en el metabolismo de la glucosa y efectos adversos en la reproducción y el desarrollo.

Entrevistado al respecto, el especialista en el estudio de las células madre cancerosas, José Efraín Garrido, explicó que la irritación en los pulmones y todas las vías respiratorias que causa la contaminación les impide reparar su propio sistema.

Entrevistado durante su visita a Oaxaca para participar en el doctorado de biomedicina experimental de la Facultad de Medicina y Cirugía de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, se pronunció porque las autoridades pongan más atención en la calidad del aire.

“De parte del gobierno se debe intentar que las partículas que son contaminantes y provienen de actividades antropogénicas (humanas) se traten de disminuir lo más posible”, expresó.

En el país los investigadores han advertido que desde hace diez años atrás algunos padecimientos de vías respiratorias y cáncer de pulmón se han incrementado a la par de la contaminación atmosférica.

“Nosotros creemos a que eso se debe a que los niveles de algunos componentes se han elevado en el ambiente, sobre todo las partículas más finas que no se filtran fácilmente y lleguen a los organismos con sus efectos tóxicos”, abundó uno de los integrantes del Centro de Investigación y de estudios avanzados del Instituto Politécnico Nacional.

Monitoreo, sólo en la CdMx

En contraparte, el monitoreo atmosférico y el índice de padecimientos que provoca la polución es limitado.

La Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud Federal emitió días atrás un informe que se refiere únicamente a la incidencia de asma, infecciones respiratorias agudas, otitis y conjuntivitis en la Ciudad de México, donde se cuenta con 44 estaciones de monitoreo distribuidas en cinco zonas.

El Programa de Gestión para Mejorar la Calidad del Aire del Estado de Oaxaca especifica que durante el 2016 se registraron 8 mil 296 muertes asociadas con la contaminación del aire, entre enfermedades cardiovasculares, respiratorias y de cáncer de pulmón (139).

Evaluación diferenciada

Al respecto, el doctor en biología molecular opinó que por la actividad industrial que se concentra en la Ciudad de México hay mayor interés por conocer cuáles son los efectos de las elevaciones de partículas contaminantes que genera la combustión.

«Es necesaria una medición diferenciada en todo el país porque hay aspectos que no se están monitoreando», como la exposición de infantes que acuden a escuelas ubicadas cerca de zonas con actividad industrial para evaluar la incidencia de cáncer infantil y su asociación con la contaminación ambiental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *