Condena IP guerra contra el plástico en Oaxaca

NVI Noticias

En abril pasado, los diputados de los congresos federal y estatal aprobaron la propuesta de ley que prohíbe la distribución de plástico de un solo uso; ello provocó que la empresa transformadora más importante del sureste dedicada a ese rubro, y cuya sede es Oaxaca, registre pérdidas que alcanzan hasta los cinco millones de pesos, producto de la merma de hasta el 25% en el volumen de sus ventas.

La Compañía Cimaplas, fundada en 1975, resintió ya según su director general, Isaías Hernández Gutiérrez, la decisión que a su juicio es una ley “hecha sobre las rodillas” y, que pone en riesgo la estabilidad laboral de las más de 260 mil personas que emplea el sector en el país, de las cuales el 1% concentra esa empresa.

No es prohibir, sino educar

“Es una realidad que la protección al medio ambiente es un movimiento mundial, todos estamos preocupados por el deterioro que está sufriendo y se tienen que hacer muchos esfuerzos, pero se tiene que hacer un análisis a conciencia del problema, sus orígenes y las posibles soluciones, no se trata de prohibir nada más”, comentó a NOTICIAS el empresario.

Agregó que la medida lejos de ayudar, está creando otro conflicto porque nunca se consideró el punto de vista de los industriales, ni las aportaciones que pueden hacer para buscar soluciones, por lo que para él fue una decisión muy simplista la de prohibir el uso de los productos de plástico.

“Esa no resuelve de fondo el problema de la contaminación, es el manejo de los desechos sólidos y la falta de cultura lo que necesita reforzarse, vigilarse y sancionarse; la basura y los materiales plásticos no llegan solos al mar o a otros espacios, llegan ahí porque la población no tiene conciencia del manejo de los mismos”, dijo Hernández Gutiérrez.

Indicó que es ahí donde se tienen que enfocar el legislativo y los gobiernos para que existan las condiciones necesarias para el control de los desechos sólidos, dado que los depósitos están a cargo del estado.

Oaxaca sin cultura ni tiradero

Uno de los retos más importantes que tiene el Gobierno encabezado por Alejandro Murat Hinojosa es resolver el tema del tiradero para los municipios que conforman la zona metropolitana y que ha sido un largo asunto de debate.

Desde agosto de 2017, Murat Hinojosa anunció la inversión millonaria que haría Banobras para ese proyecto, sin que hasta hoy se conozca la fecha que arrancará el mismo, ni la ubicación del espacio físico.

Por otro lado, basta observar las calles del primer cuadro de la ciudad para notar que la cultura de protección al ambiente y separación de residuos no es un tema que le interese a la población, por lo que el dicho del empresario oaxaqueño no es ajeno a la realidad.

Búsqueda de alternativas

La incertidumbre que genera la decisión, el desconocimiento a los nuevos métodos y la imposibilidad de buscar amparos al respecto, toda vez que las sanciones están dirigidas a los comercializadores y ciudadanos que vendan y utilicen el plástico, provoca que empresas sólidas como Cimaplas trabaje en la búsqueda de métodos que coadyuven a la protección ambiental.

“Nosotros llevamos mucho tiempo en esto, porque el tema no es nuevo, desde hace años nos preparamos y aplicamos en la exploración de nuevos métodos que agilicen la desintegración del plástico, lo hagan más duradero para que sea reutilizable y cumplan con los estándares en esa materia, de ahí nació Cimaplas Verde ”, señaló.

Isaías Hernández insistió en que lo que debe hacerse es trabajar en la cultura del Reciclaje, la Reutilización y la Reducción – Método de las 3R-  en el consumo. De ahí que alternativas como los productos oxibiodegradables, Negro es Verde y Salvemos al Mundo, sean parte de las estrategias que aplica la empresa oaxaqueña líder en el ramo.

La búsqueda de otros nichos de comercialización permite a Cimaplas exportar hacia los Estados Unidos los productos que ofrece, país donde existen normas de protección ambiental que el empresario llamó más inteligentes.

“En ese país no prohíben, ahí concientizan, están tomando medidas promoviendo las 3R, ahí no se regalan las bolsas, las venden para inhibir el uso; dan alternativas de bolsas en diversos materiales o lleva cada quien la suya y las especificaciones del producto son muy puntuales para que las bolsas se reusen al menos 125 veces”, explicó.

Sostener, crecer y generar más fuentes de empleo.

Benjamín Hernández Ruiz, presidente del Consejo y fundador de la empresa, dice no distraerse en las decisiones tomadas por los legisladores, pues su deber como oaxaqueño es sostener el empleo de las personas que trabajan en Cimaplas y esforzarse para crecer a pesar de todo.

“Nosotros exportamos a Estados Unidos, es mentira que nuestros productos contaminan porque hoy día existen nuevas tecnologías, pagamos mejores salarios gracias a ello y al margen de cualquier desequilibrio económico del país tenemos que asegurar los sueldos y prestaciones a nuestros trabajadores, es mi obligación como oaxaqueño generar fuentes de empleo para mis paisanos”, puntualizó.

El reto para empresas como esta es enorme, frente a la exigencia de protección al ambiente, un objetivo que definitivamente no se cumplirá si no se asume la responsabilidad que toca a la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *