Aumentan casos de Cáncer en población indígena del Istmo

*La existencias de plomo y mercurio en las aguas de la laguna superior ha traído como consecuencia el incremento de este mal

El imparcial

El cáncer en las comunidades indígenas del Istmo de Tehuantepec, ha ido en aumento, principalmente las que habitan muy cerca del mar debido a la presencia de metales como plomo y mercurio en las aguas de la laguna superior, informó Francisco Gutiérrez Delgado, director del Centro de Estudios y Prevención del Cáncer (Ceprec).

El especialista abundó que un estudio de hace 30 años en el que participaron alumnos de la Universidad Autónoma de México (UAM), en ese entonces descubrieron la presencia de metales en las aguas de la laguna superior y que lamentablemente las consecuencias están dadas en la comunidad indígena del Istmo de Tehuantepec.

Gutiérrez Delgado afirmó que en los últimos años, se ha dado un aumento de este mal en mujeres y hombres indígenas zapotecas de las comunidades de Unión Hidalgo, Xadani, San Blas Atempa y Álvaro Obregón.

En el Istmo de Tehuantepec se encuentran dos grandes afluentes naturales, el Río Tehuantepec y Los Perros, en los cuales existe una enorme contaminación en sus aguas, las cuales van a desembocar en las lagunas inferior y superior del golfo de Tehuantepec y de la cual se proveen los productos de mar.

“La contaminación del agua y de la tierra ha propiciado la presencia de metales en las aguas, tanto de los ríos como del mar, de donde los productos como el pescado y camarón son consumidos a diario por los indígenas zapotecas, y eso lo notamos porque los casos en esas comunidades han aumentado en un cincuenta por ciento”, expresó.

El director del Ceprec, recalcó que en la región istmeña ha habido un descontrol total del uso de agroquímicos, los cuales son la causa de muchos tipos de cánceres, al igual la presencia de torres de alta tensión y el uso de celulares ha propiciado que el aumento del cáncer en las familias oaxaqueñas.

“Anteriormente recibíamos pacientes cada semana, ahora es cada tercer día ya que el cáncer se ha disparado, cada año llegan al Ceprec alrededor de 150 casos nuevos, aproximadamente diez casos por mes, es decir cada tercer día hay uno nuevo, por lo tanto es necesario modificar los hábitos alimenticios, hacer ejercicio y consumir menos alcohol y tabaco”, puntualizó.

Abundó que existe un descontrol total para controlar la cantidad de desechos sólidos en el ambiente, además dejó en claro que el estado de Oaxaca ocupa uno de los cinco lugares en cáncer cervicouterino, sin embargo en las otras variantes se encuentra cerca de ocupar un lugar en la estadística nacional.

“El factor ambiental parece no preocupar a las autoridades federales, estatales y municipales, es necesario que la Comisión Nacional del Agua (Conagua), tome en serio su papel y analice la situación del agua ya que está muy contaminada, los estudios lo han dicho, y de ahí vemos que los casos de indígenas que habitan cerca de la laguna superior e inferior, ahora padecen cáncer”, resaltó.

Añadió también que la comunidad indígena ha presentado casos de cáncer gástrico y de hígado, esto se debe a la falta de alimentación, pobreza y abandono que viven las comunidades en el estado.

Finalmente recordó que el cáncer es curable si se previene a tiempo y que un paciente con cáncer le cuesta al estado cerca de medio millón de pesos, más los gastos individuales, por tal motivo es mejor prevenir que lamentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *