Andador peatonal, lugar inseguro y abandonado en el Istmo

*La delincuencia se ha apoderado de la zona, la cual luce sin los mínimos cuidados de mantenimiento

El imparcial

Lo que antes era un andador importante para vecinos y estudiantes de los barrios de Lieza y Santa María, hoy se convirtió en un lugar inseguro y en completo descuido, debido a que está cubierto de escombro, sillas rotas y graffiti.

El andador fue construido en los años 1994 y 1996 como parte del programa para mejorar la imagen urbana de la ciudad, en donde se construyeron guarniciones, andadores, bancas y áreas verdes, construidas e instaladas a los costados de la carretera Panamericana entre los citados barrios para que los ciudadanos y estudiantes pudieran caminar sin exponer su integridad física.

Han pasado más de dos décadas y ese espacio municipal, sigue en constante deterioro, a pesar de que las autoridades locales han realizado rehabilitaciones, no se ha podido contener la voraz afectación que sufre a manos de jóvenes que se dedican al graffiti y aprovechan para cometer desmanes.

Las áreas verdes y las jardineras, comenzaron también a ser presa de los embates del sol, debido a la falta de mantenimiento de la misma y que ahora están en constante deterioro.

De acuerdo con vecinos de la zona, explicaron que a falta de seguridad, esos espacios no han podido ser recuperados y tal parece que la delincuencia se apodera de las mismas, sobre todo por las noches, que es cuando aprovechan por la falta de luminarias en algunas zonas del andador.

“Antes podíamos caminar con plena seguridad para dirigirnos a nuestros hogares, escuela o centro de trabajo, en estos tiempos es difícil, porque la inseguridad sigue incrementándose y eso nos preocupa”, dijo José de la Rosa, vecino del barrio de Santa María.

No obstante, expresó que también otra de las preocupaciones de los vecinos es la cantidad de basura que hay, por la falta de conciencia también de algunos colonos y empresas que se ubican en esa zona.

Hay, expresó, bancas en mal estado, las plantas sin agua, las lámparas sin focos porque se los roban o los rompen los delincuentes.

“Nosotros le pedimos a las autoridades correspondientes para que atiendan esos pequeños detalles, porque son los afectados por vivir en esas zonas”, detalló.

Finalizó diciendo que es importante que atiendan estos espacios públicos para garantizar la seguridad de la ciudadanía y permita caminar con plena seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *