Advierte arzobispo «terremoto social»

*El prelado urge peritos que analicen el tema y se afecte menos a los más pobres

El imparcial

Al advertir un «terremoto social» a causa del gasolinazo, el arzobispo de la Arquidiócesis de Antequera, José Luis Chávez Botello, pidió al gobierno federal reconsiderar conforme a políticas públicas esta decisión para no dañar a los más pobres.

Después de la escalada en los precios de los productos básicos a consecuencia del aumento en el combustible, la autoridad está obligada a asumir estrategias eficaces para mantener la unidad por encima de otros intereses, consideró.

Chávez Botello calificó como una alarma sísmica del país las expresiones dadas después del 1 de enero cuando se dio el alza que trajo irritabilidad social.

«Las graves expresiones de violencia y vandalismo en el país son como una alarma sísmica de un posible terremoto social; el vaso ya está lleno de malestar, de enojo e irritabilidad, ya no cabe otra gota más. Cualquier acción contraria a lo que la gente más necesita, es suficiente para exacerbar ánimos y desencadenar más violencia», advirtió.

Por eso, urgió a reflexionar con serenidad y responsabilidad las casusas de este malestar social para reconsiderar el alza del combustible y decidir por las acciones que protejan y ayuden a los más necesitados.

Habló de revisar salarios onerosos, bonos elevados u otras estrategias como una fuente de obtener recursos para el país, situación que recomendó, analicen los expertos.

«Asumamos todos una etapa de austeridad y responsabilidad social; es preferible tener menos recursos y comodidades pero tener paz. México requiere de un grupo interdisciplinario de expertos con autoridad moral que desde la sociedad nos ayude a hacer realistas y responsables ante esta situación.

«Que ayude a las autoridades a revisar las políticas públicas, a recortar otros campos, pero sin dañar a los más pobres, que vigile y ayude para el mejor el uso de los recursos, que impulse la conciencia ciudadana, activa y corresponsable», agregó.

Este escenario pide un esfuerzo y verdadera lucha desde el corazón, sin desestimar lo que está pasando ni irse por el lado de la violencia, instó.

Chávez Botello recomendó a la población tener el valor de revisarse en los diferentes campos, sobre todo donde se toman las decisiones para la vida, la educación, la salud, el desarrollo y la paz.

«Hagámoslo tanto autoridades como la sociedad con el fin de enderezar, no de destruir, de curar, no para abrir más heridas», abundó.

A aquellos que ya se encuentran en un terreno de inconformidad, el arzobispo les lanzó el mensaje de dejarse guiar por cualquier huella que tenga luz, sin encadenarse a prejuicios o a la irritabilidad que viene a causar daño, como los saqueos a tiendas comerciales.

Se pronunció en contra del vandalismo, del desastre social, violencia y división social que ya se instaló en varios puntos del país.

Finalmente, pidió a los grupos inconformes no dejarse manipular por grupos o partidos que buscan sacar ventaja para provecharse de esta situación.

En tanto, dentro de la iglesia católica, el jueves se determinó la hora santa en todas las capillas de la Arquidiócesis para orar por la paz del país.

En otro tema, este domingo, el arzobispo de la Arquidiócesis de Antequera celebró sus 13 años al frente de esta responsabilidad y aseguró que sigue con el mismo objetivo de ayudar a los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *