Actriz hace campaña por saxofonista

NVI Noticias

Con el #JusticiaParaTodas, la actriz mexicana Vanessa Bauche hace campaña en redes sociales para visibilizar sobre la forma negligente de la aplicación de justicia en el país en casos de violencia de género, tomando como referente los casos de la saxofonista María Elena Ríos Ortiz atacada con ácido en Oaxaca y el de Lorena Mendoza, en que los jueces favorecieron a su agresor y esposo otorgándole la guarda y custodia de sus hijas, esto tras denunciar la violencia familiar que ejercía en su contra.

“Creo firmemente que con las voluntades unidas podemos hacer que las voces calladas por el miedo, la impunidad o la muerte, se escuche y resuenen hasta que la dignidad se nos haga costumbre”, escribió en un mensaje la también activista social publicado en sus redes sociales.
En su escrito cuestiona a las instituciones la manera en la que se pide promover la denuncia cuando las víctimas se enfrentan a la omisión y negligencia de las autoridades.

Indicó que en los últimos meses del año 2019 supimos de casos estremecedores donde varias mujeres fueron asesinadas por sus exparejas, y en todos los casos sus demandas por violencia de género fueron desestimadas, omisión dolosa y culposa por parte de los funcionarios públicos y con fatal desenlace, en la mayoría de los casos”, expuso.

Dentro de la ola de crímenes de odio con extrema crueldad, agregó que se encuentra el caso de María Elena Ríos quien fue dañada con ácido en el interior de su casa, hecho por el cual aún no hay sanción para el presunto autor intelectual.

De igual forma citó el caso de Lorena Mendoza, quien reside en la Ciudad de México pero que buscó ayuda y refugio en instancias de Oaxaca tras la última golpiza de su esposo. Luego de denunciar las agresiones físicas, psicológicas y sexuales de las que era objeto, fue separada de sus hijas. La denuncia de violencia familiar no ha caminado, mientras tanto, ella lleva más de tres meses sin ver a sus hijas porque el padre se ha negado a llevarlas a la visita semanal en el centro de convivencia.

“No podemos aspirar a una transformación democrática sin consecuencias para los agresores ni para los jueces que otorgan amparos feminicidas”, destacó finalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *