Trabajo infantil en Oaxaca: niñez rota

NVI Noticias

Daniela no lo sabe, pero desde el 2016, cuando cumplió 13 años, es parte de los 2.1 millones de niñas, niños y adolescentes de 5 a 17 años que en el país trabajan o se involucran en una ocupación no permitida.

Cuando cursaba el segundo año de secundaria empezó a ir a una casa ajena a lavar los trastes, barrer, trapear y cumplir con las necesidades de limpieza durante una sexta parte del día, de las 14:00 a las 18:00 horas.

“Me pagaban 100, 80 o a veces 50 pesos”, pero nunca ocupó el dinero para comprarse ropa o su material escolar, lo entregaba íntegro a su madre para que pudieran comprar la comida, “lo que gana mi papá como albañil nunca ha alcanzado”, relata mientras trabaja en una miscelánea en la agencia de Santa Rosa Panzacola, cerca de donde vive.

Hasta hace ocho años ella vivía en San Baltazar Loxicha, municipio costeño de extrema pobreza que abandonó su familia por falta de opciones de desarrollo, creyendo que su movilidad geográfica podría representar alguna mejora.

El cambio esperado ha sido casi imperceptible, viven en una casa rentada y en cuanto terminó la secundaria, en julio pasado, Daniela abandonó la escuela.

Ahorrar para volver a estudiar

Desde ese tiempo consiguió empleo con la propietaria de una miscelánea, a quien, además de auxiliarla a atender se encarga de apoyarla a preparar los alimentos, lavar la ropa y hacer la casa, todo lo que el tiempo permita de las 8:00 a las 17:00 horas.

Sus nueve horas de trabajo exceden las seis horas diarias como jornada máxima para los mayores de 15 años y menores de 16, de acuerdo a las fracciones I, III y XI del artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, pero ni ella ni su empleadora, una mujer de 68 años que vive sola, lo saben.

El trato fue otorgarle almuerzo, comida y 700 pesos por siete días laborados, sin seguridad social ni vacaciones. Si aceptó dejar la escuela para trabajar de tiempo completo, ha sido con la condición de quedarse con la mayor parte de su sueldo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *