Asesinan a un activista que proveía alimentos y medicinas a indígenas tarahumaras en México

*Luis Carlos Gutiérrez fue asesinado cuando se dirigía a una reunión con otros luchadores sociales en el municipio de Madera, en el norteño estado de Chihuahua.

Univision

Luis Carlos Gutiérrez, un activista mexicano que se dedicaba a proveer medicinas y alimentos a indígenas tarahumaras en el norteño estado mexicano de Chihuahuafue encontrado sin vida este martes en una carretera, según informó la fiscalía local.

El activista, que solía acompañar a los indígenas a hacer trámites legales, fue asesinado cuando se dirigía a una reunión con otros luchadores sociales en el municipio de Madera.

Gutiérrez, quien era miembro de la organización Resistencia Civil Madera y Madera Unido, se dio a conocer ante diversos medios de comunicación por encarar el año pasado en persona al gobernador de Chihuahua, Javier Corral, al pedirle la regularización de automóviles comprados a bajo costo en territorio estadounidense.

Luis Gutiérrez, de 45 años, fue “ejecutado y su cuerpo localizado dentro de un vehículo que estaba varado en la carretera de Madera a Nahuerachi”, informó la fiscalía local en un comunicado.

Agentes de la fiscalía entrevistaron a la esposa del fallecido quien dijo que Luis Carlos salió la noche del lunes de su casa y ya no regresó. Ella, pidió ayuda de conocidos y la mañana del martes lo encontraron sin vida.

En el lugar donde fue encontrado su cadáver había 9 casquillos percutidos de armas de alto poder, según añadió la fiscalía.

A través de un video publicado en Facebook, la abogada y activista Susana Prieto Terrazas dijo que la última actividad que realizó Lukas, como era conocido en la región, fue una colecta de medicamentos para ayudar a enfermos de la organización Madera.

“Por supuesto que hay miedo entre todos los activistas del estado de Chihuahua después de este crimen artero y la impunidad que priva en nuestro estado”, señaló.

La abogada Prieto Terrazas destacó que Luis Gutiérrez era conocido en el movimiento de resistencia por el apodo de “Lukas el de Madera” y se le identifica como líder de diversos movimientos, como el de solicitar la reducción del costo de derechos vehiculares de estado, así como el más reciente, que fue conseguir medicamentos para abastecer comunidades rurales, donde escasea en clínicas de salud públicas.

Pidió no criminalizar el caso, pues temen que al tratarse de un homicidio al estilo del crimen organizado no se investigue y se aduzca que se trata de una situación del hampa o narcotráfico.

El asesinato de defensores de derechos humanos en México ha motivado reclamos al gobierno, incluso de organismos internacionales como la ONU. Uno de los más recientes crímenes ocurrió a principios de este año, cuando la defensoraGuadalupe Campanur desapareció en Michoacán el 3 de enero y su cuerpo fue encontrado 13 días después, con huellas de ataque sexual y estrangulamiento.

Por otra parte, un total de 29 activistas ambientales fueron ultimados en México entre julio de 2016 y diciembre de 2017, denunció en marzo el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *